Vapear y fumar tabaco: los peligros de ser un fumador dual

Lo que comenzó como un método eficaz -o eso parecía- para dejar de fumar para algunos, o como una “moda” para otros, se convirtió pronto en un arma letal que amenaza la salud. Lo cierto es que diversos estudios realizados, revelaron el daño que provoca en el pulmón como neumonías y lesiones similares al enfisema, que es una de las enfermedades que causa la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), entre otras. Ahora, una nueva investigación arroja nuevos datos de los riesgos de esta supuesta alternativa al tabaco.

En este contexto, una nueva investigación, “Association of E-Cigarette Use With Respiratory Disease Among Adults: A Longitudinal Analysis”, realizada por científicos de la Universidad de California, reveló que los cigarrillos electrónicos aumentan significativamente el riesgo de enfermedad pulmonar crónica y que el uso dual de ambos cigarrillos electrónicos y tabaco es más riesgoso.

El estudio evidenció que el uso de cigarrillos electrónicos aumenta significativamente el riesgo de desarrollar enfermedades pulmonares crónicas como asma, bronquitis, enfisema o enfermedad pulmonar obstructiva crónica, entre otras. Por otro lado, también encontró pruebas sobre aquellas personas que consumían cigarrillos electrónicos y también fumaban tabaco, con tenían un riesgo aún mayor de desarrollar enfermedad pulmonar crónica que aquellos que usaban cualquiera de los dos productos solo.

Los hallazgos se basan en un análisis de datos de la Evaluación de población del tabaco y la salud (PATH), que rastreó los hábitos de cigarrillos electrónicos y tabaco en la población estadounidense (Shutterstock)

Los hallazgos se basan en un análisis de datos de la Evaluación de población del tabaco y la salud (PATH), que rastreó los hábitos de cigarrillos electrónicos y tabaco en la población estadounidense (Shutterstock)

“Lo que descubrimos es que para los usuarios de cigarrillos electrónicos, las probabilidades de desarrollar enfermedad pulmonar aumentaron en aproximadamente un tercio, incluso después de controlar su consumo de tabaco y su información clínica y demográfica”, dijo el autor principal, Stanton Glantz, PhD, profesor de la UCSF de medicina y director del Centro de Investigación y Educación para el Control del Tabaco de la UCSF.

Los hallazgos se basan en un análisis de datos en la población estadounidense que rastreó los hábitos de cigarrillos electrónicos y tabaco, así como nuevos diagnósticos de enfermedad pulmonar en más de 32,000 adultos estadounidenses de 2013 a 2016. “Llegamos a la conclusión de que los cigarrillos electrónicos son dañinos por sí mismos y los efectos son independientes de fumar tabaco convencional”, dijo Glantz.

Aunque los usuarios actuales y anteriores de cigarrillos electrónicos tenían 1.3 veces más probabilidades de desarrollar una enfermedad pulmonar crónica, los fumadores de tabaco aumentaron su riesgo en un factor de 2.6. Para usuarios duales, personas estos dos riesgos se multiplican, triplicando el riesgo de desarrollar una enfermedad pulmonar.

“Los usuarios duales tienen el riesgo combinado de cigarrillos electrónicos y cigarrillos convencionales, por lo que en realidad están en una situación peor que los fumadores de tabaco”, dijo Glantz.

El nuevo estudio muestra que estas no son las únicas amenazas para la salud que representan los cigarrillos electrónicos (Shutterstock)

El nuevo estudio muestra que estas no son las únicas amenazas para la salud que representan los cigarrillos electrónicos (Shutterstock)

Este hallazgo es particularmente relevante ya que el debate continúa sobre si los cigarrillos electrónicos deben promoverse como una herramienta de reducción de daños para los fumadores. Si bien los autores descubrieron que el cambio de tabaco a cigarrillos electrónicos redujo el riesgo de desarrollar enfermedad pulmonar, menos del 1 por ciento de los fumadores habían cambiado por completo a los cigarrillos electrónicos.

"Cambiar de cigarrillos convencionales a cigarrillos electrónicos exclusivamente podría reducir el riesgo de enfermedad pulmonar, pero muy pocas personas lo hacen", dijo Glantz. "Para la mayoría de los fumadores, simplemente agregan cigarrillos electrónicos y se convierten en usuarios duales, lo que aumenta significativamente su riesgo de desarrollar enfermedad pulmonar por encima de fumar".

Es importante destacar que los resultados informados en este estudio no están relacionados con EVALI (Lesión pulmonar asociada al uso de cigarrillos electrónicos o vapeo), -la enfermedad pulmonar aguda que se informó por primera vez el verano pasado, cuyos casos graves enviaron a varios usuarios de cigarrillos electrónicos al hospital-, sino que el nuevo estudio muestra que estas no son las únicas amenazas para la salud que representan los cigarrillos electrónicos.

“Este estudio contribuye al creciente caso de que los cigarrillos electrónicos tienen efectos adversos a largo plazo en la salud y están empeorando la epidemia del tabaco”, dijo Glantz.

los cigarrillos electrónicos permiten a los usuarios inhalar nicotina en forma de vapor, en lugar de inhalar el humo de los cigarrillos que queman tabaco y producen alquitrán

los cigarrillos electrónicos permiten a los usuarios inhalar nicotina en forma de vapor, en lugar de inhalar el humo de los cigarrillos que queman tabaco y producen alquitrán

Fumar cigarrillos aumenta la frecuencia cardíaca, tensa las arterias principales y puede causar un ritmo cardíaco irregular, todo lo cual hace que el corazón trabaje más. El hábito mortal también aumenta la presión arterial, lo que aumenta el riesgo de un derrame cerebral y un ataque cardíaco. Los científicos, sin embargo, no están seguros de por qué los cigarrillos electrónicos causan cambios similares en la salud del corazón, a pesar de que contienen menos productos químicos nocivos que los cigarrillos estándar.

En cuanto a los cigarrillos electrónicos permiten a los usuarios inhalar nicotina en forma de vapor, en lugar de inhalar el humo de los cigarrillos que queman tabaco y producen alquitrán. Pero los científicos ahora aconsejan a los usuarios que dejen de fumar cigarrillos electrónicos debido a la “falta de información sobre seguridad a largo plazo” y al “creciente cuerpo de datos sobre sus efectos negativos”.

Comentarios

Comentar artículo